Esta es la isla más remota del mundo para sentirte de verdad en otro planeta

Esta es la isla más remota del mundo para sentirte de verdad en otro planeta

Publicidad

Las islas tienen algo de mágico. Como están rodeadas de agua, parecen planetas diminutos aislados del resto de la Tierra, algo así como el Asteroide B-612 de El Principito. Pero ¿cuál es la isla que verdaderamente te hará experimentar esta sensación?

Para sentirte realmente en el espacio exterior, tienes que viajar a la remotísima y deshabitada isla Bouvet, en el Atlántico Sur.

Bouvet

La isla Bouvet fue descubierta el 1 de enero de 1739 por el explorador Jean Baptiste Lozier. Es un territorio deshabitado que depende de Noruega y se halla a unos 2.600 kilómetros del lugar habitado más próximo.

Tiene 49 kilómetros cuadrados. Casi cubierta por glaciares, el centro de la isla es un cráter lleno de hielo de un volcán inactivo, conocido como la meseta de Guillermo II. En las costas libres de hielo asoman playas negras de arena volcánica. Es casi, de hecho, como estar viviendo en un cometa en mitad del espacio.

a

La cumbre de la isla es el pico Olav (también conocido como Olavtoppen), que alcanza los 780 metros de altitud sobre el nivel del mar, situado al norte del centro de la isla. La vegetación se limita a líquenes (uno de ellos, endémico de Bouvet) y musgos.

En cambio, la fauna es más diversa. Se han identificado 12 especies diferentes de aves, y varias de pingüinos.

a

No tiene puertos, por lo que es muy difícil para una embarcación aproximarse. La forma más fácil de acceder a la isla es por helicóptero desde un barco, y prácticamente el único lugar posible es Nyrøysa (literalmente Nuevo terraplén en noruego).

Ese lugar más próximo, entre comillas, claro, porque cubrir 2.600 kilómetros no es en absoluto la noción que todos tenemos de "próximo", es irónicamente Tristán de Acuña.

a

Tristán de Acuña es también la isla más remota del mundo, pero en este caso la isla más remota habitada. Se encuentra a 2.435 kilómetros al sudoeste de la isla de Santa Helena, también en el Atlántico Sur.

En 1961, la actividad volcánica obligó a evacuar a los habitantes de Tristán, pero 198 de ellos regresaron en noviembre de 1963. La isla tiene una superficie de 98 kilómetros cuadrados.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio