Nueve castillos europeos que visitar para transportarse a otras épocas

Nueve castillos europeos que visitar para transportarse a otras épocas

Publicidad

Los impenetrables muros de una fortaleza ejercen una irremediable atracción hacia aquellos que tenemos un cierto gusto por lo medieval. Los muros de los castillos protegían a sus habitantes y encerraban en sus muros conspiraciones y muchas veces amores románticos que la literatura y el cine se han encargado de retratar. Y la historia los ha tenido siempre presentes, por eso, hoy nos permitimos enseñaros nueve castillos europeos que visitar para transportarse a otras épocas.

Desde amores a luchas entre casi hermanos. De fortalezas infranqueables con fosos a castillos de cuento que inspiraron a Disney. Por supuesto que hay muchos más, que no pararíamos de encontrar muros y torres de los que hablar, pero hoy nos vamos a dar una vuelta entre piedras de Irlanda, España, Escocia, Dinamarca, Alemania y Rumanía entre otros lugares. Hoy vamos a visitar castillos.

Castillo Peleș - Rumanía

Peles

Seamos sinceros, si nos hablan de castillos en Rumanía nuestra mente lo único en lo que piensa es en los Cárpatos y Vlad el Empalador, pero si volvemos a darle una segunda vuelta yo os aconsejaría que estando por la zona visitarais el Castillo Peleș, en Sinaia, pura arquitectura neorenacentista y que supone uno de los edificios más importantes de la Europa de la segunda mitad del XIX. Lo mandó construir el rey Carlos I para utilizarlo como residencia de verano, en que aquella época venía a ser algo así como seis mese al año.

De los primeros edificios del país en tener luz eléctrica y desde 1888 también tenía ascensor para subir a las plantas superiores, siguió siendo residencia real hasta la invasión comunista de 1948. Abierto a visitas desde 1990 está perfectamente conservado en su interior y guarda todo el esplendor de la época.

Castillo de Neuschwanstein - Alemania

Neuschwainstein

Si hay un clásico entre los castillos europeos a visitar ese es el Castillo de Neuschwanstein, del que siempre se ha dicho que fue el que inspiró a Walt Disney para crear el de la Bella Durmiente. Nos vamos a quedar sin embargo con que es el castillo del Rey Luis II de Baviera. Sí, es uno de los edificios más fotografiados de toda Alemania y fue un capricho del rey ya que lo mandó construir en una época en la que las fortalezas y castillos no eran necesarios, una fantasía romántica convertida en un castillo medieval ideal.

Son torres y muros que armonizan perfectamente con montañas y lagos en medio de los Alpes bávaros, cerca de los lagos Alpsee y Schwan. Es una creación más estética que arquitectónicamente original llena de referencias a la literatura romántica como Tristan e Isolda. Tiene una completa red de luz eléctrica, el primer teléfono móvil de la historia (con una cobertura de seis metros), una cocina que aprovechaba el calor siguiendo reglas elaboradas por Leonardo da Vinci y vistas a los paisajes de los Alpes Bávaros, incluyendo una cascada que el monarca podía contemplar desde su habitación. Toda la información para visitarlo la encontrareis aquí.

Alcázar de Segovia - España

Alcazar

En España también tenemos castillos y nuestros ojos merecen posarse sobre el Alcázar de Segovia, que nos quedamos con que es un castillo pero que en sus casi dos mil años de existencia ha sido castro romano, fortaleza medieval, palacio real, custodio del tesoro real, prisión, colegio de artillería y archivo militar... y seguro que un montón de cosas que no nos cuentan. Se alza inconmensurable en la ciudad vieja de Segovia y es uno de los castillos-palacio de la Edad Media más distintivos de Europa por la forma proada de su Torre del Homenaje.

Junto al Acueducto es la imagen viva de Segovia, y precisamente unos sillares de granito similares a los de ese monumento son los que datan los orígenes del Alcázar. Visita imprescindible para todo el que visite la ciudad, eso sí no hay venta de entradas con antelación, sólo en taquilla.

Castillo de Chenonceau - Francia

Chenonceau

Hablar de castillos franceses es siempre pensar en la ruta de los castillos del Loira, un recorrido maravilloso en el que uno no deja de disfrutar de las construcciones. De todos ellos nos vamos a quedar con el Castillo de Chenonceau, en monumento en manos privadas más visitado de Francia. Los primeros registros de su existencia nos llevan al siglo XI. El castillo actual está edificado en el cauce del río Cher, sobre los pilares de un molino fortificado y del anterior castillo comprado a la familia Marques.

En la visita no puede faltar perderse en sus más de 12.000m2 de jardines, muchos de ellos con diseño renacentista y que requirieron en su origen una inversión muy considerable.

Castillo de Hohenzollern - Alemania

Hohenzollern

Volvemos a Alemania. Los castillos son poder, son fortificaciones para protegerse y para marcar las diferencias entre los que están dentro y los que están fuera. El castillo de Hohenzollern, a 50 km de Stuttgart está vinculado a los orígenes de los Hohenzollern, que llegaron al poder en la Edad Media y gobernaron Prusia y Brandeburgo hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. Inconmensurable a una altura de 855 metros tuvo su origen en el siglo XI y en el XIV sufrió una destrucción completa. Tras esto surgió de las ruínas un castillo más grande y sólido.

La estructura actual es de inspiración neogótica inglesa, como los castillos del Loira. El castillo se concibió como un homenaje a la dinastía Hohenzollern, pero ningún miembro de la familia residió en él hasta 1945. En él se pueden visitar, además de tumbas de miembros de la dinastía, la corona de Guillermo II, efectos personales de Federico II de Prusia y una carta de George Washington en la que agradece al Barón von Steuben el servicio de la Casa de Hohenzollern en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. El castillo es hoy un destino turístico muy popular.

Castillo de Bodiam - Inglaterra

13900348592_7a9bcf4060_o.jpg

Castillos en el Reino Unido hay para dar y tomar. Unos en manos públicas y otros en manos privadas. El Castillo de Bodiam, en East Sussex es un arquetípico castillo con foso del siglo XIV con su interior en ruínas pero con un encanto medieval maravilloso. Todos sus muros y torres permanecen intactos y se pueden visitar en su mayoría, con una serie de recomendaciones. Como toda propiedad perteneciente al National Trust está en un expléndido estado de conservación y lleno de actividades a realizar.

En una visita puedes elegir desde visitar los fosos y el exterior del castillo, su interior, los campos que lo rodean y realizar actividades que te pueden hacer disfrutar de un día completo sintiéndote en plena edad media y quizás imaginando lo que era vivir allí.

Castillo de Eilean Donan - Escocia

Donan

Sigamos en el Reino Unido, con un salto a Escocia y al famosísimo Castillo de Eilean Donan en plenas Highlands. Su silueta es una de las imágenes más icónicas del país, situado en una isla en un punto en el que tres lagos confluyen. El paisaje que lo rodea te deja boquiabierto y entiendes claramente que sea una de las atracciones más visitadas.

La revuelta Jacobita lo destruyó parcialmente y sus muros fueron ruinosos durante casi 200 años, hasta que el Teniente Coronel John MacRae-Gilstrap compró lo que quedaba de él en 1911 e invirtió 20 años en reconstruírlo. Es lugar habitual de grabación de películas y series y si os veis con posibles podéis alquilarlo para casaros. Si de momento no tenéis planificada una visita a las Highlands siempre podéis cotillear su webcam.

Castillo de Egeskov - Dinamarca

Egeskov

Dinamarca también suena a confabulaciones palaciegas y castillos olvidados en el frío. El Castillo de Egeskov está al sur de la isla de Fionia. Es de estilo renacentista y de todos los rodeados por un foso inundado es el mejor conservado. Sus orígenes datan del siglo XV pero la estructura principal es del siglo XVI. La leyenda cuenta que se necesitó un bosque entero de robles para construir los cimientos del edificio, y de ahí derivaría el nombre de Egeskov (bosque de robles). El entorno paradisíaco, el foso, los bosques hacen de Egeskov un lugar de cuento.

Kylemore Abbey - Irlanda

5549742829_5cd8b6c77c_o.jpg

En la verde Irlanda también hay Castillos que visitar, aunque en este caso Kylemore Abbey sea una convento de monjas benedictinas fundado en 1920 sobre la base del castillo de Kylemore en Connemara, condado de Galway. Tiene un bellísima iglesia neogótica y una miniatura de la catedral de Norwich hecha en mármol verde local. Digno de admiración es el jardín victoriano amurallado. Hasta 2010 existía en él un internado de mujeres. Las visitas están limitadas a los jardines, a la iglesia neogótica y mausoleo familiar y a algunas salas de la abadía, puesto que sigue habiendo monjas allí. No obstante hay zonas turísticas como un restaurante y una típica tienda de recuerdos.

Imagen | Nils van der Burg, Felix, Michael Delaney, Santiago López-Pastor, Benh LIEU SONG, balanced.crafts, vince2012 ,Takahiro Kyono, Playlist55
En Diario del Viajero | El castillo de Aguasdulces de Juego de Tronos, se pone a la venta convertido en apartamentos de lujo
En Diario del Viajero | Cinco inolvidables castillos que harán que te enamores de Escocia

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio